10 Last Things

End of the World - the weather forecast

The Four Last Things refer to death, judgment, heaven and hell.  The 10 Last Things as a phrase does not exist,  but all are found in Scripture and Tradition.  Remember, Advent (starting tonight) is the time to prepare not only for Christ’s first coming, but also His second coming.

So, when is Jesus coming back to earth? The answer:  At the end of the world. When is the end of the world? Jesus said, “Watch therefore, for you know neither the day nor the hour.”—Mt 25:13. A theologian of Scripture here in the USA said he believes one reason why so many men have left the Catholic faith for Protestantism is because the Catholic pulpit is silent on the apocalypse. It’s sad, especially since we have the clearest and richest tradition.

Although we’ll be discussing no specific dates, the Sacred Scriptures and the Catechism of the Catholic Church (CCC) both name the ten things that must come at the end of the world:

1) The Gospel must first be preached to the whole world.  The extent of the level of the orthodoxy of the proclaimer is not clear, nor is it clear if every person or simply every nation will have heard the truth of Christ and His Church before the end of the world.  At least every land will have heard the basics by the second coming of Christ.

2) The Jews will return to the Holy Land and ultimately enter the Catholic Faith. Obviously, the first of these has happened (1948) and the second has not yet happened.  I had thought that the first was only a vestage of Protestant dispensationalism, but I recently discovered in Yves Dupont’s Catholic Prophesy that Saints like Alphonsus Liguori had taught that the Jews must return to Israel before Christ’s second return.

3) The Great Tribulation and Apostasy. Before the end of the world, CCC 675 speaks of “the Church’s ultimate trial” which will be both “apostasy from the truth” and “persecution.” Perhaps this one has been fulfilled. Indeed, many Catholics have apostatized, formally or informally. However, many Catholics and other Christians are being persecuted for following Christ. Since Christ’s birth, there have been 70 million Christian martyrs. Of these, the past hundred years have witnessed the majority— 45,500,000 of all 70,000,000 martyrdoms! Granted, most of these were Orthodox at the hands of communists; it’s still persecution of Christians. Jesus said this tribulation would also be accompanied by an increase in earthquakes (Mt 24:7.) Even CNN admits a marked increase in earthquakes the past 100 years.

4) The Anti-Christ or the man of lawlessness. Although there have been many anti-Christs (1 John 2:18) we’re going to have to experience the big one, “the son of destruction, who opposes and exalts himself against every so-called god or object of worship, so that he takes his seat in the temple of God, proclaiming himself to be God.”—2 Thess 2:3-4. See CCC 676–680.

5) The Restrainer. Mercy is defined as the divine limit to evil. The anti-Christ will deceive so many people that God will send someone to limit evil. His name in the Bible is “The Restrainer.” (I know “the Restrainer” sounds like the coolest Marvel Comic book hero. But he’s right in the Bible, which might explain why our Protestant brothers and sisters speculate about him more than Catholics.) Anyway, this mysterious good-guy will come along at the end of the world as an agent of Divine Mercy so that the man of lawlessness doesn’t win. “Only he who now restrains it will do so until [the man of lawlessness] is out of the way.”—2 Thess 2:7. Some Catholic theologians speculate the Restrainer will be St. John the Baptist or St. Michael the Archangel. But he is unknown at this point.

6) Widespread disturbances in nature. “Immediately after the distress of those days the sun will be darkened and the moon will not give its light; the stars will fall from the sky and the heavenly bodies will be shaken. At that time the sign of the Son of Man will appear in the sky, and all the nations of the earth will mourn. They will see the Son of Man coming on the clouds of the sky, with power and great glory.”—Mt 24:29-30

7) Second Coming of Jesus Christ. There’s an actual “day and hour” (Mt 24:36) to Christ’s return to earth. This day has definitely not yet come. “As the lightning comes from the east and shines as far as the west, so will be the coming of the Son of Man.”—Mt 24:27. Once, at a lunch, a priest with several impressive degrees snickered at me for taking these words literally. Then, I have to wonder: If Jesus doesn’t return with power, maybe he’ll return on a My Little Pony Cutie Mark Magic Princess Twilight Sparkle Charm Carriage Playset? (That’s an actual toy at Target! I have to wonder who named that…An 8 year old girl in love with a cutie named Mark who was allowed to combine her eleven favorite words randomly?) Anyway, my point isn’t to rally tough-guy fundamentalism. I just can’t imagine a fitting middle ground between Christ coming as a baby and then coming in glory. Unless…Jesus comes strolling into Seattle with corduroy pants and a Dockers short-sleeve at His awful second coming. For my part, I’ll believe the Apostle’s description of the last day: “For the Lord Himself will descend from heaven with a cry of command, with the voice of an archangel, and with the sound of the trumpet of God. And the dead in Christ will rise first.”—1 Thess 4:16. See CCC 681 and the 13th century hymn Dies Irae, “Day of wrath and doom impending…heaven and earth in ashes ending.” Google it. The rest of it gets even more terrible, in the ancient Latin sense of the word.

8) Final Judgment. The Church teaches that every one of us on earth will be judged by Christ at the end of life, be it our particular judgment or the general judgment. The particular judgment is what you will experience if you die before Jesus returns in glory. It’s simply your judgment when you come before God a bit after cardiac arrest. A great Spanish priest described that moment as a 2-dimensional instantaneous download of your entire life, replete with Christ’s judgment of you (heaven or hell). The general judgment, or the Last Judgment, however, is what everyone will experience when Christ returns to earth. This will also affect those who have already died. For everyone, it will be like a 3-dimensional instantaneous download of every good and evil action committed by every person on the planet (Luke 8:17) and how it affected you and vice-versa. In short, during your death and/or Christ’s return, your chance for mercy will be done. That’s what the confessional is for. On judgment day, you will answer for any unconfessed sins, and you will see how every one of your actions affected the whole world, for better or for worse. I’m not trying to scare you. This is Our Faith: You matter. See CCC 1021 and CCC 1038–1041.

9) Resurrection of the Body. Simultaneous to #8, everyone will get their body back. It will be physical, spiritual and hopefully glorified. I write “hopefully” because even those even in hell will get a body back for eternal torture (John 5:29.) Happily, 100% of those in purgatory will go to heaven and also get their glorified body back. But most adult Catholics think of heaven as an amorphous reality for the soul…kind of like a nursing home hot tub where billions of doped-up souls stare in a smiley bliss. Rather, let’s consider Jesus’ resurrection: He could eat fish but walk through walls; He shined with glory, but He had wounds. In fact, the four Catholic doctrinal points of the resurrection is that your new body will be: 1) Glorified (like Jesus at the Transfiguration), 2) Agile (not subject to gravity. I promise I’m not making this up.), 3) Subtle (from the Latin, meaning the body will obey the soul as the essential form of the body…meaning you won’t accidentally burp in your new body.) and 4) Impassible (unable to suffer.) Does this all sound just a little fantastic? CCC 996 says: “From the beginning, Christian faith in the resurrection has met with incomprehension and opposition. On no point does the Christian faith encounter more opposition than on the resurrection of the body.” Wait. No other point met with more opposition? What about contraception and same-sex marriage? You see, the resurrection of the body is the foundation of all other Catholic morality since “we must all appear before the judgment seat of Christ, so that each one may receive what is due for what he has done in the body, whether good or evil.”—2 Cor 5:10. Apparently, man’s notion of once-saved always-saved doesn’t fool God. See CCC 988–1019.

10) New Heavens and a New Earth. First, this earth will burn (2 Pt 3:10.) Then God will make a New Heavens and a New Earth (Is 65:17.) Where else did you expect to use your new body? Notice that the physical reality of eternity is already found in the Old Testament. For the Jews, the “age to come” will not be any more nebulous than this age. But it will be an era of peace. That era of the Messiah’s peace will permeate so deeply into creation that even the lion will lie down with the calf. (Show off that Bible trick at parties since 99% of you thought I should have written “lamb.” You’re wrong! See Isaiah 11:6.) There’s a solid section on the New Heavens and the New Earth in CCC 1042–1060. Finally, since I made fun of a goofy notion of heaven in #5, I really should highlight all of Christian history’s most beautiful description of heaven. It’s composed by the Holy Spirit through the Apostle John. This description of heaven spans from Revelation 21 to 22 (the last two chapters of the Bible) but here’s my favorite, the beginning of the end, literally and eschatologically:

Then I saw a new heaven and a new earth, for the first heaven and the first earth had passed away, and the sea was no more. And I saw the holy city, New Jerusalem, coming down out of heaven from God, prepared as a bride adorned for her husband. And I heard a loud voice from the throne saying, “Behold, the dwelling place of God is with man. He will dwell with them, and they will be His people, and God Himself will be with them as their God. He will wipe away every tear from their eyes, and death shall be no more.—Rev 21:1-4a


 

NB I originally wrote the above for Those Catholic Men, but since pubication I had remembered a few more things that must happen before Christ returns, hence the insertion of a few “new” ones.

Reparation Appeal

host

This Spanish “artist,” named Abel Azcona, stole 242 consecrated Eucharistic hosts from various Masses, and has put the body and blood of Jesus in a blasphemous art display in Pamplona.  The full story is here, but I would ask anyone who reads about this to offer your meatless-Friday or a Holy Hour before the Tabernacle in reparation for such unspeakable crimes against Jesus.

The bishop in Spain denounced it, but once again we see that Holy Communion in the Hand (and/or without kneeling) leads to yet more and more blasphemies and sacrileges in the Mass.  Of course, the Traditional Latin Mass has no such option, but bishops and pastors in the Novus Ordo (Mass in English or Spanish) also have a clear-cut path:  A 2004 document from the Vatican makes every pastor and bishop prohibit the reception of Holy Communion by hand in such times as these:  1

Azcona_810_500_55_s_c1

Azcona stealing Holy Communion for blasphemous purposes, as displayed on his own FB page.

 


  1. “If there is a risk of profanation, then Holy Communion should not be given in the hand to the faithful.”—Redemptionis Sacramentum #92

St. John of the Cross and The Buddha

montecarmelo

The above picture is a remake of the spiritual life as drawn and described by the greatest ascetical theologian of the past millennium, St. John of the Cross. St. John of the Cross was a 16th century Carmelite whose feast day we celebrate today in the TLM (a couple weeks out in the new calendar.)

If you look at that picture (which is hard to see but phenomenal if you can expand it) you will see that the man or woman who sets out to seek God is called to a narrow path that not only despises any earthly attachments that prevent union with God, but also despises any self-centered heavenly attachments that keep one from God. If one succeeds, one arrives “upon this mountain where dwells only the glory and honor of God.” Not to sound emotional, but I get chills in what it says before that point: “eternal invitation.” In other words, St. John of the Cross believed that God would admit us to the heights of union not only in heaven but also on earth.

But this was only for those who went by the rare path, which (in the above picture) reads nada, nada, nada. As you know, that means nothing, nothing, nothing. That means no candy bars and it means means no spiritual pride for those who want to arrive at the flame of living love upon Mount Carmel. Nothing means nothing except God. God alone. Soli Deo.

To some Catholics in the past 50 years, nada sounded like Buddhism. Why? Two reasons. First, because the third Noble Truth of Buddhism is that suffering can be extinguished by extinguishing desires. At first blanche, they didn’t seem too far off: St. John of the Cross also proposed a way of total extinction of unruly desires. The second similarity is that Nirvana means nothingness.  Nirvana is the ultimate goal of the Buddhist who has taken the spiritual life seriously. So if Nirvana means (in a certain sense) nothing, then how is Nirvana really any different from the Catholic saint’s nada, nada, nada?

St. John Paul II did his first thesis on St. John of the Cross, and later as Pope he helped to shed light on potential syncretism by reminding the Catholic that Buddhism carried a “negative soteriology.” “Soteriology” is the study of salvation. By “negative,” St. John Paul II did not mean “grumpy” but that Nirvana as salvation ended in nothingness, where the goal of the threefold nada for St. John of the Cross was…

…God Himself. St. John of the Cross lived the primacy of the spirit over the body (Romans 8) but not within some form of ancient Manichaeism or modern masochism or enlightenment Cartesian Dualism. He lived the nada, nada, nada to arrive at todo, todo, todo…everything. Where Nirvana’s termination point is nothing, the termination point of the Carmelite is everything:

So let no one boast in men. For all things are yours, whether Paul or Apollos or Cephas or the world or life or death or the present or the future—all are yours, and you are Christ’s, and Christ is God’s.—Col 3:21-23

In Buddhism, Nada is both the means and the end. In Catholicism, nada is only the means (and at that, quite a different path because of what it means to be baptized and follow Christ in love, not simply a selfish ascetical struggle.) Nada is simply the means for John of the Cross, not the Nirvana extinction point, for John wanted his readers to arrive “where God is pleased to dwell.” Where is that? Upon Mount Carmel where all selfishness and spiritual pride has been extinguished. There, an even more ancient John “heard a loud voice from the throne saying, Behold, the dwelling place of God is with man.”—Apocalypse 21:3

Yes, Buddhism is extinction. Catholicism is where God is pleased to dwell with man forever.

I have read about 300 of the 400 pages of the collective works of St. John of the Cross, but the best summary I could give came from a simple youth group board I saw at Nativity parish in Colorado: The more you pour out, the more God pours in.

IMG_0424

Christianity vs. Islam

cross-and-crescent

Today’s feast honors St. Felix of Valois, a 13th century saint who gave himself to be the ransom (replacement) of Christians taken hostage by Muslims.  At Mass tonight, I preached my sermon on St. Felix and the theology of both Christianity and Islam.

St. Joseph’s Education

image

St. Joseph, late one night is talking to Mary, amazed at something that Jesus, their five year old, now asleep, said during the day. Over candlelight at table, Joseph shares his bewilderment. “Who is this child?” he asks… “a soon to be prophet?” Mary’s eyes well up at what she’s known for some time now. “Yes, and greater,” she gently replies. “Greater? You mean like the Messiah, God’s chosen one?” Joseph trembles. Mary smiles with tears coming down her face. “Yes.” She replies quietly but strongly. “And more.” “Greater still?” asks Joseph. “Who could be except Adonai, the Almighty One Himself?” Mary lets out a half-cry, half-laugh lasting only a half-second. She looks at Joseph, smiling, with tears now pouring down her face. “God Himself?” whispers Joseph. Mary lovingly gazes into her most chaste husband’s eyes.

Testimonio De Gloria Polo

image

La Dra. Gloria Polo y su sobrino se apresuraban bajo la lluvia compartiendo un pequeño paraguas…. De repente les cae un rayo. “Nos dejó carbonizados; mi sobrino fallece allí”. A ella le destruye el cuerpo…

“Me quema de forma espantosa todo mi cuerpo, por fuera y por dentro. Esto que ven aquí, este cuerpo reconstruido, es misericordia de nuestro Señor. (El rayo) me carboniza, me deja sin senos, prácticamente se me desaparece toda mi carne y mis costillas; el vientre, las piernas… sale el rayo por el pie derecho, se me carboniza el hígado, se me queman los riñones, los pulmones”.

Según su testimonio, ella era una mujer dominada por la mentalidad del mundo, “Católica dietética”.

Tuvo la experiencia de la muerte: terminó ese descenso por entre todos esos túneles y llego a una parte plana desesperada, esa voluntad de hierro que decía que tenía, es que a mi nada me quedaba grande, no me servía de nada. Porque yo quería subir e igual estaba ahí, y veo como en el piso se abre una boca grandísima y siento un vacío impresionante en mi cuerpo, un abismo al fondo inenarrable, porque lo más espantoso de ese hueco era que no se sentía ni un poco del amor de Dios, ni una gota de esperanza y ese hueco tiene como unas chupas y me halan y yo grito aterrorizada….

Y en ese dolor empiezo a gritar “¿quién se equivocó?”. Miren yo tan santa. Jamás he robado yo nunca he matado, yo le daba mercados a los pobres, yo sacaba muelas gratis a los que necesitaban. ¿Yo que hago aquí? Yo iba a misa los domingos, a pesar de que me consideraba atea nunca falté, si en mi vida falté cinco veces a misa fue mucho. Yo era alma que siempre iba a misa. Y yo que hago aquí. Yo soy católica, por favor yo soy católica sáquenme de aquí. Cuando yo estoy gritando que soy católica, veo una lucecita y miren una luz en esas tinieblas es el máximo regalo que puede recibir uno. Veo unas escaleras encima de ese hueco, veo a mi papé, que había fallecido cinco años atrás, casi a ras del hueco, un poquito de luz tenía y cuatro escalones más arriba veo a mi mamá, con mucha más luz y en esa posición como de oración…

Y empiezo a gritar de nuevo:” ¡por favor, miren, sáquenme de aquí, que soy católica!,” ¿pero quién se equivocó?” ¡Por favor, sáquenme de aquí! Y cuando yo estoy gritando esta segunda vez, se escucha una voz, es una voz dulce, es una voz que cuando la escucho se estremece toda mi alma, y todo se inundó de amor y de paz, y todas esas criaturas salieron despavoridas, porque ellas, no resisten el amor, ni la paz y hay paz para mi, me dice esa voz tan preciosa: “muy bien, y si tú eres católica dime los mandamientos de la ley de Dios”. Y que rajada tan horrible, ¿oyeron? yo sabía que eran diez pero de ahí en adelante ¡nada!…

…Ni siquiera la mínima expresión de amor con tu Señor. ¿Ser agradecida?, ¡jamás! Ni siquiera abría los ojos ¡Señor, gracias por este día que me has dado, gracias por mi salud, por la vida de mis hijos, por que tengo un techo, pobrecitos los que no tienen techos, ni comida Señor….!! Nada. ¡Desagradecidísima! y fuera de eso, pusiste tan debajo a tu Señor, que creías más en Mercurio y Venus para la suerte, andabas pegada a la astrología diciendo que los astros manejaron tu vida. Empezaste a andar en todas las doctrinas que te ofrecía el mundo, empezaste a creer que simplemente morías y volvías a empezar. ¡Y te olvidaste de la Gracia! De que tú habías costado un precio de sangre a tu Señor.

Me hacen un examen de los Diez Mandamientos. Me muestran que yo decía que adoraba, que amaba a Dios. Con mis palabras; y adora a Satanás. Porque en mi consultorio llegaba una señora a hacer riegos, y yo decía: “Yo no creo en eso” pero échelos por sí las moscas”! Y empezaba a echar ella rieguitos para la buena suerte.

… y me decía el Señor “nunca pensaste… ¡pobrecitos Señor los enfermos! Dame la gracia de ir allá a acompañarlos en su soledad. Los niños que no tienen mama, los huerfanitos, cuantos niños sufriendo Señor.”……..mi corazón de piedra……. ¡Total! En el examen de los diez mandamientos no pasé ni medio.

…Por ejemplo yo di muchos mercados a gente necesitada pero daba no por amor, daba por mi imagen, porque como era muy rico que todo mundo me viera la gracia, y como era de rico manipularle la necesidad a la gente.

…Y vean hermanos aprendí que las palabras no se las lleva el viento, cuando mi mamá se me ponía muy terca le decía: “mamá, sabes qué, ¡que me parta un rayo si te estoy diciendo mentiras!”, y la palabra se fue en el tiempo, pero miren por misericordia de Dios estoy aquí, porque en realidad el rayo entró y me atravesó prácticamente en dos partes y me quemó.

…Mostraban cómo nunca fui agradecida con el Señor, y también me mostraban lo que yo decía cuando me daba pereza ir a misa: “pero mamá, si Dios está en todas partes qué necesidad tengo de ir allá. Claro me era muy cómodo decir eso; y la voz me repetía que yo tenía al Señor veinticuatro horas en el día pendiente de mi, y yo no rezaba ni un poquito o un domingo a darle gracias al Señor, mostrarle cuán grande era mi agradecimiento y mi amor por El, y me quedaba grande, pero lo peor del caso, es que esa entrada a la iglesia era el restaurante de mi alma, me dediqué a cuidar mi cuerpo, me volví esclava, y se me olvidó un pequeño detalle, tenía un alma y jamás cuidé de ella, nunca la alimenté con la Palabra de Dios porque yo muy cómodamente decía que el que lee la palabra de Dios se volvía loco.

…Cuando llegamos al quinto mandamiento el Señor me mostraba que yo era una asesina espantosa y que cometí lo peor y lo más abominable ante los ojos del Señor, el aborto. Miren es que el poder que me dio el dinero me sirvió para financiar varios abortos porque yo decía: “la mujer tiene derecho a escoger cuando quiere quedar embarazada o no”. Miré en el libro de la vida y me dolió tanto cuando vi a una niña de catorce años abortando. Yo le había enseñado, porque saben que cuando uno tiene veneno nada bueno queda, y todo a lo que se acerca se daña.

…Unas niñas, tres sobrinas mías y la novia de un sobrino abortaron, las dejaban ir a mi casa porque yo era la de plata, la que las invitaba las que les hablaba de moda, de glamour, y de cómo exhibir su cuerpo, y mi hermana me las mandaba allá. Miren cómo las prostituí, prostituí menores que fue otro pecado espantoso después del aborto, porque yo les decía a esas niñas: “no sean bobitas mijitas es que sus mamás les hablan de virginidad y de castidad porque están pasadas de moda, ellas hablan de una Biblia de hace dos mil años, y los curas no se han querido modernizar, ellas hablan de lo que decía el Papa, pero ese Papa está pasado de moda.

Imagínense mi veneno y les enseñé a las niñas que ellas tenían que disfrutar de su cuerpo pero que tenían que planificar. Yo les enseñé los métodos de planificación “perfecta mujer”, y esa niña de catorce años, la novia de mi sobrino llega un día a mi consultorio (lo vi en El Libro de la Vida), llorando me dice “¡Gloria, soy un bebé y estoy embarazada!”, y yo le dije: “bruta, ¿no le enseñé a planificar?” y entonces me dice: “sí, pero no funcionó”. Entonces miré y el Señor me ponía allí esa niña para que no se hundiera en el abismo, para que no fuera a abortar, porque es que el aborto es una cadena que pesa tanto, que arrastra y pisotea, es un dolor que nunca se acaba, es el vacío de haber sido un asesino. Es lo peor a un hijo. Y saben que fue lo peor de esa niña, que en lugar de yo hablarle del Señor le di plata para que fuera a abortar en un lugar muy bueno para que después no la fueran a perjudicar. Así como ése patrociné varios abortos, cada vez que la sangre de un bebé se derramaba era como un holocausto a Satanás, es un holocausto, al Señor le duele y se estremece cada vez que se mata un bebé porque en el libro de la vida, vi como el alma de nosotros tan pronto como se tocan el espermatozoide y el óvulo se forma una chispa hermosa una luz cogida del sol de Papa Dios, el vientre de una madre tan pronto es fecundado se ilumina con el brillo de esa alma y cuando se aborta esa alma grita y gime de dolor así no tenga ojos ni carne, se escucha ese grito cuando lo están asesinando y el cielo se estremece y en el infierno se escucha otro igual pero de jubilo, de inmediato del infierno se abre unos sellos y salen unas larvas para seguir asediando a la humanidad, y seguir haciéndola esclava de la carne y de todas esas cosas que se ven y se verán cada día peor.

Porque ¿cuántos bebés se matan a diario? Y eso es un triunfo para él. Como será que ese precio de sangre inocente ocasiona un demonio más afuera y me lavan en esa sangre y mi alma blanca se empezó a poner absolutamente oscura. Después de los abortos ya no tuve más convicción de pecado, para mi todo eso estaba bien. Y lo triste también ver cómo en esos pagarés que me tenía el maligno, allí me mostraba todos los bebés que yo había matado también, porque ¿saben qué? Yo planificaba con la T de cobre y fue doloroso ver cuántos bebitos habían sido fecundados y se habían destruido ellos solos, y el grito de ese bebé desgarrándose da las manos de papá Dios. De razón que vivía amargada y mal geniana, haciendo mala cara, frustrada con todos y con mucha depresión. Claro, me había vuelto una maquina de matar bebés.

Y eso me hundió más en el abismo; ¿cómo que no había matado? Y qué decir de cada persona que me cayó gorda, que odiaba, que detestaba. ¡Ahí ya era aún asesina! Porque no sólo con un disparo se mata a una persona, basta con odiarla con hacerle el mal, con tenerle envidia, con eso ya se le mata.

En cuanto al sexto mandamiento de no fornicar yo dije: “no aquí si no me van a levantar ni un amante porque yo toda la vida solamente he tenido un hombre y es mi esposo”. Cuando me muestran que yo cada vez que yo estaba con mis senos descubiertos y mi cuerpo con mis trusas estaba incitando a otros hombres a que me miraran y tuvieran malos pensamientos y los hacía pecar y así fue como entré en adulterio.

Yo les aconsejaba a las mujeres que fueran infieles con sus esposos, les decía: no sean bobas desquítense no los perdonen y más bien divórciense, ya con eso estaba cometiendo un abominable adulterio.

Y me di cuenta que los pecados de la carne son espantosos y son condenatorios así el mundo les diga que son chéveres y que sigamos actuando como animales. Tristemente me solté de la mano del Señor, porque los pecados están en los pensamientos, en el alma y en la acción.

En el séptimo mandamiento de no robar, yo me consideraba honesta; y el Señor me mostraba que mientras que en mi casa desperdiciaba la comida, tanta hambre que padecía todo el mundo y me decía “yo tenía hambre y mira tú lo que hacías con lo que yo te daba, desperdiciabas, yo tenía frío y mira lo que hacías tú, esclavizada con las modas y las apariencias, gastándote mucho dinero en una inyección para estar delgada, esclavizada en el cuerpo en pocas palabras hiciste un Dios de tu cuerpo y me mostraba que yo era culpable de la miseria de mi país y que yo sí tenía que ver con eso. También me mostraba que cada vez que yo hablaba mal de alguien, le robaba la honra y difícil devolvérsela, que hubiera sido más fácil reparar al robarle un billete a una persona porque le habría podido devolver la plata y no robarle el buen nombre a una persona. Le robaba a mis hijos la gracia de una mamá en la casa, tierna, una mamá que les amaba y no la mamá en la calle dejando a los niños solos con el papá televisor, la mamá computadora o con los juegos de video y para calmar mi conciencia les compraba ropa de marca.

…les voy hablar un poquito de no levantar falsos testimonios. Ni mentir, en eso si que fui experta ¿oyeron? porque Satanás se volvió mi papá, porque tú tienes tu papá Dios y a Satanás.

Si Dios es Amor y yo odio ¿quién es mi Papá? no era tan difícil y si Dios me habla del perdón y de amar a los que me hacen daño y yo decía el que me la hace me la paga y hasta allí llegó conmigo, pues ¿quién era mi papá? y si El es la verdad y Satanás es la mentira ¿quién era mi papá? y no hay mentira ni rosada, ni amarillita ni verdecita, todas las mentiras son mentiras, y Satanás es su padre.

Tan terrible fueron los pecados de mi lengua. Que yo veía con mi lengua cuánto daño hacía. Cuando yo chismoseaba, cuando yo me burlaba, le colocaba un apodo a alguien, como sentía esa persona. Cómo le dolía el apodo. Cómo le podía crear complejo de inferioridad a una persona gordita que le andaba diciendo gorda, cómo cuanto mal hacía y cómo la palabra siempre terminaba en una acción.

Cuando me hacen el examen de los 10 mandamientos y de la codicia salieron todos mis males ese deseo loco. Yo pensaba que iba a ser feliz teniendo mucho dinero y se me volvió una obsesión tener dinero. Lástima. Cuando tuve mucho dinero, fue el peor momento que vivió mi alma hasta el punto de querer suicidarme.

…Después de ese examen de los 10 Mandamientos, me muestran “El Libro de la Vida”, hermoso, yo ya quisiera tener palabras para describirles “El Libro de la Vida”, empezó desde la concepción tan pronto se unieron el par de células de mis padres de inmediato, hubo ¡zas! una chispa, una explosión hermosa y se formó una alma, el alma mía cogida de la mano de Papá Dios me encontré un Papá Dios tan hermoso. Tan maravilloso 24 horas al día cuidándome buscándome y lo que yo veía que era castigo. No era más que su amor porque El mira no aquí en mi carne, sino miraba mi alma, y miraba cómo me iba alejando de la salvación, ese “Libro de la Vida”, para terminar les voy a dar un ejemplo de cómo es de hermoso el “Libro de la Vida”.

Yo era muy hipócrita y a la gente le decía a alguien ¡huy! oye como estás de linda, qué vestido tan precioso, cómo se te ve de lindo, y por dentro decía: “huy, qué pinta tan asquerosa, y todavía se cree la reina”. En mis pensamientos. En ese libro se ve igualito lo que yo decía con mi lengua, con una diferencia. Se veían mis pensamientos, y se veía el interior de mi alma. Todas mis mentiras quedaron al rojo vivo, vivas, todo el mundo se dio cuenta. A mi mamá cuántas veces me le volaba porque mi mamá no me dejaba ir para ningún lado. Mami tengo un trabajo en grupo en la biblioteca y mi mamá creía el cuento. Y arrancaba a ver una película de pornografía, o a un bar a tomar cervezas con mis amigas y mi mamá viendo mi vida, nada se escapó.

… Me pregunta el Señor ¿qué tesoros espirituales traes? Tesoros espirituales y mis manos iban vacías, no llevaba nada mis manos iban absolutamente desocupadas, es cuando me dice de qué te sirve decir que tenías 2 apartamentos, que tenías casas que tenías consultorios. Que te considerabas una profesional con muchísimo éxito. Te pudiste traer el polvo de un ladrillo aquí. Es cuando me dice ¿Qué hiciste con los talentos que yo te di? ¿Talentos? Tenía una misión. La misión de defender el reino del amor. El reino de Dios. Se me había olvidado que tenía alma, muchísimo menos que tenía talentos, que yo, era las manos misericordiosas de Dios. Mucho menos que todo el bien que dejé de hacer le dolió al Señor. Porque ¿saben qué era lo que siempre me preguntaba el Señor? La falta de amor y caridad en el prójimo siempre me preguntaba por el amor, y es cuando me dice:-“Es que tú muerte espiritual… Estaba viva pero muerta. Si hubieran visto que es “muerte espiritual” cómo es un alma que odia. Cómo es un alma espantosamente terrible de amargada y de fastidiosa. Que le hace mal a todo el mundo. Cuando uno está lleno de pecados, y ver mi alma por fuera oliendo muy rico y con buena ropa y mi alma oliendo horrible viviendo en los abismos. Con razón tanta depresión y tanta amargura. Y me dice: “Es que tu muerte espiritual comenzó cuando a ti te dejaron de doler todos tus hermanos”. Era una alerta cuando veías el sufrimiento de tus hermanos: en todas partes. O cuando veías en los medios de comunicación, mataron, secuestraron, desplazaron y tú con la lengua por afuera dices:-” ¡Ay pobrecitos! Qué pecadito”. Pero no te dolían tus hermanos. En el corazón no sentías nada, toda de piedra, el pecado te lo petrificó.

Cuando se cierra mi Libro, ustedes se imaginan la tristeza tan grande mía. Cuán dolor fuera de eso, por haberme portado así con mi Papá Dios, porque a pesar de todos mis pecados, a pesar de toda mi inmundicia y de toda mi indiferencia y de todos mis sentimientos horribles, el Señor siempre hasta el último instante me buscó, siempre me enviaba instrumentos, personas, me hablaba, me gritaba, me quitaba cosas para buscarme, él me busco hasta el último instante.

Escogí a Satanás, ese fue mi papá, y cuando se cerró ese libro, yo veo que en mi mente, estoy de cabeza porque me voy, a un hueco y después de ese hueco se va abrir una puerta. Y allí ya voy, y empecé gritarle a todos los santos que me salvaran, ustedes no tienen idea la cantidad de santos que llegué a saber yo no tenía idea que sabía tantos santos, era tan mala católica, que pensaba que igual me salvaba San Isidro el labrador, que San Francisco de Asís, y cuando se me acabaron todos los santos, el mismo silencio. Sentía un vacío, un dolor tan grande. Diciendo: y todo el mundo allá en la tierra pensando que “tan Santa” esperando que yo me muera para pedirme un milagrito. Y ¡Miren! ¿Para donde me voy?

No, levanto los ojos y me encuentro con los ojos de mi mamá. Y con mucho dolor le grito:- ¡Mami!. Que vergüenza ¡Me condené madre a donde yo voy, no te voy a volver a ver jamás. Y en ese momento a ella le concedieron una gracia muy bella. Estaba inmóvil y le permiten mover sus dos deditos hacia arriba y ella señala allí y saltan de mis ojos dos costras espantosamente dolorosas, esa ceguera espiritual. Salta allí, y veo un momento hermoso. Cuando una paciente me había dicho:- “Mire doctora. Usted es muy materialista y un día lo va a necesitar. Cuando usted esté en eminente peligro, cualquiera que sea, pídale a Jesucristo que la cubra con su sangre que él nunca, nunca la va abandonar. Porque El pagó un precio de su sangre por usted”. Y con esa vergüenza tan grande y ese dolor empecé yo a gritar: – Jesucristo. Señor ten compasión de mí !perdóname, Señor dame una segunda oportunidad! Y ese fue el momento más bello, yo no tengo palabras para describir ese momento, El baja y me saca de ese hueco. Cuando El me recoge, todas esas cosas se botaron al piso. Me levanta y me saca en esa parte planita, y me dice con todo ese amor:- “Vas a volver, vas a tener tú segunda oportunidad (…), pero me dice, pero no por la oración de tu familia. Porque es normal que ellos “oren y clamen por ti, sino por toda la intercesión de todas las personas ajenas a tu carne y a tu sangre que han llorado, han orado y han elevado su corazón con muchísimo amor por ti”.

Y empiezo a ver cómo se prenden un montón de lucecitas que son como llamitas blancas llenas de amor. Y veo a las personas que están orando por mí. Pero había una llama grande, grande que era la que más luz daba. La que más amor daba. Yo miraba quién era esa persona que me amaba tanto. Y me dice el Señor: -“Esa persona que tú ves allí, es una persona que te ama tanto, tanto que ni siquiera te conoce”. Y me mostraba, había visto el recorte en la prensa del día anterior porque bajo al pueblo, bien pobre, era un campesino que vivía al pie de la Sierra Nevada de Santa Marta. Bajó el hombre bien pobrecito. Compró una panela y se la envolvieron en una hoja del “Espectador” del día anterior. Estaba ahí mi fotografía, quemada. Cuando ese hombre ve esa noticia que ni la leyó de corrido se fue para el piso y empieza a llorar con un amor tan grande, y dice:- “Padre. Señor ten compasión de mi hermanita. Señor sálvala, señor mira Señor. Si tú salvas a mi hermanita, yo te prometo que me voy al “Santuario de Buga” y te cumplo una promesa, pero sálvala”.

Imagínense un hombre pobrecito, no estaba renegando ni maldiciendo por qué estaba aguantando hambre, con una capacidad de amor ofrecerse a atravesar todo un país, por alguien, que no conocía. Y me dice el Señor: “Eso es Amor al Prójimo” (…) y cuando me dice esto: vas a volver pero tú no lo vas a repetir 1000 veces. Sino 1000 veces mil. Y hay de aquellos que oyéndote no cambiaron. Porque van a ser juzgados con más severidad. Como lo vas a ser tú en tu segundo regreso. Los ungidos que son sus sacerdotes o cualquiera de ellos, porqué no hay peor sordo que el que no quiere oír, ni peor ciego que el que no quiere ver.

Y esto mis queridos hermanos no es una amenaza, el Señor no necesita amenazarnos, esta es la segunda, oportunidad que ustedes tienen y ¡gracias a Dios que viví lo que yo viví! Porque cuando les abran “El Libro de la Vida” a cada uno, cuando se mueran cada uno de ustedes, vamos a ver este momento igualito, y vamos a vernos tal cual estamos con la diferencia que vamos a ver nuestros pensamientos, y nuestros sentimientos en la presencia de Dios, y lo más hermoso es que cada quien va a ver el Señor en frente de cada uno de nosotros. Otra vez pidiéndonos que nos convirtamos, para que de verdad empecemos a ser nuevas criaturas con El, sin El no podemos.

Que el Señor los bendiga a todos grandemente. La gloria para Dios. La gloria para nuestro señor Jesucristo.

Se encuentra el testimonio completo en su proprio sitio a Gloria Polo.

Full English version can be found here.

Paris Attacks


"ATTENTION

I’m about to go offer Mass for the 150+ victims of the Paris terror attack that has been claimed by ISIS.  The last time France has seen this much violence (besides abortion) was the French Revolution.  How unbelievably insensitive, then, of President Obama to quote the three key words of the French Revolution as the common source of resistance against terrorism:

“We are reminded in this time of tragedy that the bonds of liberté, egalité, fraternité are not just the values French people share, but we share.”—President Obama, 13 November 2015

So, if it’s true that the last time France saw this many murders was the French Revolution, then why has Obama quoted the three suspiciously-delightful red herrings of 18th century terrorism, namely,  liberté, egalité, and fraternité?  Any cursory look at history reveals that the French Revolution’s main goal was to kill as many practicing Christians as possible (one of the goals of ISIS, of course.)

It is all opening my eyes to see that the Apostle John was right: “Whoever has the Son has life; whoever does not have the Son of God does not have life.”—1 John 5:12.  In other words, there are only two sides to this spiritual war, and it is not European versus Arab or Republican versus Democrat.  It is life versus death.  Christians stand for life.  The French Revolution and Islam both stand for death.  Obama has made his colors known, yet again, in standing for the French Revolution and repeatedly overlooking (read: hiding) the goals of Islam.

The problem is that Christianity got lukewarm.  Islam did not.

Around 1900, people laughed at a French-English layman named Hilaire Belloc for predicting that Islam would try to take over Europe again.  Here is his prophetic insight from nearly 100 years ago:

The story must not be neglected by any modern, who may think in error that the East has finally fallen before the West, that Islam is now enslaved—to our political and economic power at any rate if not to our philosophy. It is not so. Islam essentially survives, and Islam would not have survived had the Crusade made good its hold upon the essential point of Damascus. Islam survives. Its religion is intact; therefore its material strength may return. Our religion is in peril, and who can be confident in the continued skill, let alone the continued obedience, of those who make and work our machines? … There is with us a complete chaos in religious doctrine…. We worship ourselves, we worship the nation…Islam has not suffered this spiritual decline; and in the contrast between religious certitudes still strong throughout the Mohammedan world lies our peril.”—Hilaire Belloc